Se encuentra usted aquí

Los efectos de la crisis: la innovación, una de sus principales 'víctimas'

Innovación y desarrollo

En épocas de supervivencia, el objetivo es cumplir con lo urgente, colocando las inversiones y los proyectos a medio o largo plazo como algo inalcanzable. Es justo lo que ha ocurrido en esta crisis con la inversión en I+D de las empresas españolas, que se ha desplomado de forma importante desde 2008. Ha sido especialmente destacada en el caso de las pequeñas y medianas empresas (PYMES), que son las que pueblan el grueso del tejido productivo de nuestro país.

En concreto, según los datos facilitados por el INE, entre entidades públicas y privadas se desembolsaron 14.184 millones de euros en acciones de innovación y desarrollo. Esta cifra refleja el primer descenso de la inversión en I+D respecto al PIB español. Ha pasado del 1,39 % alcanzado en 2010 al 1,33 % del pasado 2011.

En el caso de las empresas, la inversión en innovación cayó por tercer año consecutivo. Desde 2008 se ha reducido un 8,4 %. Pero en este caso, las pequeñas son, como era de esperar, las más afectadas. Son las que más han recortado en estos gastos desde que en 2008 la situación se complicara. En concreto se ha pasado de 4.388 millones a 3.588 millones de euros del pasado 2011. Es decir, en tres años se ha reducido un 18,2 % en las firmas de menos de 250 trabajadores.

A esto se unen los resultados de la reciente encuesta Innov@ación 2012 elaborada por PeopleMatters y Ars et Inventio. Según este trabajo, sólo una cuarta parte de los directivos encuestados confiesan que el nivel de innovación es el correcto en sus compañías, mientras que ocho de cada diez admite que su estrategia en este sentido está en proceso o en desarrollo, pero aún no se ha puesto en práctica.

Como decíamos al comienzo, la crisis representa casi una tentación para abrazar lo urgente, sin poner en la agenda lo importante que, con toda seguridad, ayudará a salir de esta. La recuperación económica pasa por mejorar la competitividad de las empresas y eso no sólo se logra gracias a recortes exclusivamente, sino que inversiones en innovación son casi obligadas.

En BBVA con tu empresa | La teoría del empresario innovador de Schumpeter

Imagen | Foto Pamp

 

Comentarios

Ese papel de innovación, amén del de riesgo, es el los análisis marxistas obvian a la hora de hablar de la plusvalía del capital.
0

Para responder o votar, debes

Iniciar sesión Regístrate
Lo peor es que en muchos casos la falta de inversión no sólo afecta a este año sino que puede acabar con el trabajo de años atrás o perder v capital humano muchas veces difícilmente sustituible
0

Para responder o votar, debes

Iniciar sesión Regístrate