Gestión de equipos

Siete ladrones de tiempo en los que no podemos quedarnos atrapados

Los ladrones de tiempo son popularmente conocidos como estos programas o servicios donde entramos para hacer algo en cinco minutos y cuando nos queremos dar cuenta ha pasado media mañana. Está claro que la principal responsabilidad es nuestra, no tiene que ver con el programa o servicio al que hemos accedido, pero no está de más tenerlos identificados. Por eso hoy vamos a ver siete ladrones de tiempo en los que no podemos quedarnos atrapados si queremos aprovechar al máximo nuestro tiempo de trabajo.

Mira papá, sin jefes

Pensar en la ausencia total de jefes en la empresa lleva en muchos casos a pensar en el desorden y en cierta anarquía. Sin patrón, que ejerza como cabeza visible, el barco acabará yendo a la deriva. Pero, hay quien se empeña en demostrar lo contrario: sin esos patrones se puede funcionar mucho mejor. ¿Es, realmente, posible dirigir un proyecto empresarial sin jefes? Hay quien se empeña en que sí.

Luchando contra el "siempre se ha hecho así"

La frase "Siempre se ha hecho así" es uno de los comodines más comunes para frenar el cambio, especialmente cuando parte de la iniciativa de un nuevo trabajador o ante la perspectiva de modificar procesos profundamente implementados en el día a día.

Cinco fases para luchar contra la resistencia al cambio

Como suele decirse: el ser humano es un animal de costumbres. Por ello, una vez adquirimos ciertos hábitos, nos puede resultar extraordinariamente difícil cambiar la dinámica, sobre todo si normalmente no nos enfrentamos a conflictos de este tipo.

Cinco cosas que nunca diría un buen líder a su equipo

Un buen jefe debe liderar y esto va más allá del orden y mando, pues se tiene que motivar sin perder de vista los objetivos organizacionales y el desarrollo personal de sus integrantes.

Por ello, existen algunas frases que no deberían decirse a la ligera, pues pueden tener repercusiones negativas en el entorno inmediato, empeorando el clima laboral y debilitando las fuerzas de cohesión y avance de los equipos.

Oficinas abiertas, cerradas o mixtas, cómo influye la arquitectura de tu empresa en la productividad de los empleados

Muchas veces el espacio de trabajo en el que estamos va a definir la forma de trabajar que tenemos o la productividad que somos capaces de alcanzar. Hay empresas que tienen una arquitectura abierta, donde todo fluye, todo se comparte y no hay espacios cerrados. Otras buscan fórmulas intermedias, con grandes plantas abiertas y cubículos que faciliten un poco de privacidad, el último caso son las empresas que disponen de despachos para preservar la privacidad e intimidad de los trabajadores.

Cuatro sencillas políticas de recursos humanos que mejorarán tu empresa

Las organizaciones pueden implantar algunas políticas de Recursos Humanos que, aunque son sencillas, tienen repercusiones muy positivas en el entorno laboral.

Esto demuestra que en muchos aspecto, mejorar el clima laboral y las condiciones de trabajo parten de la voluntad inequívoca del empresario y de una implantación coherente con los objetivos de la organización.

La ciencia de la priorización: Por qué es importante elegir bien las tareas en la empresa

Son muchas las tareas que hay por delante en el día a día de una pequeña empresa. Muchas. Y no siempre son todas abordables a la vez. Hay gestores de equipos que no terminan de convencerse de eso y tratan de abarcar demasiado. La consecuencia: apagan fuegos que no son, realmente, importantes y posponen lo que, a la postre, es decisivo para su negocio. ¿Cuál es la 'ciencia' para priorizar y atacar a lo importante?

Puente de plata para los trabajadores que se marchan... ¿Por qué?

Es la hora de verlo marchar. Un miembro del equipo se va. Por un despido o, simplemente, porque ha decidido buscar otros horizontes en otro lugar. Pero, ¿qué ocurre? ¿Cómo se afronta desde la empresa esa salida? ¿Realmente se le da la importancia que requiere al momento? ¿Se le trata de la manera que merece?

¿Cómo debemos comunicar los objetivos a nuestro equipo?

Los objetivos individuales y grupales deben ser comunicados a los miembros de un equipo de trabajo de forma clara y directa por su superior, para favorecer que se alcancen dichas metas y permitir que sepan de forma inequívoca lo que espera la empresa de ellos.

Para esta labor es tan importante el medio como la forma, por lo que deberíamos contar con un procedimiento estandarizado que sea ameno, breve y memorable.

Páginas